El primer día de clase

 

 

El primer día de clase es único,  la primera impresión solo se recibe una vez y de esta va a depender, en una buena medida,  la percepción que el alumnado va a tener de nosotros y la forma en que se va a implicar emocionalmente en nuestras clases.

Es importante generar grupo y espíritu colaborativo,  se trata de crear un clima de clase facilitador del aprendizaje. Algunas pistas:

  • Tenemos que ser conscientes que es el primer día de clase para ellos y para nosotros, compartimos los nervios, la inquietud y el cambio de ritmo después del verano, también compartimos la ilusión y las ganas de vivir en positivo el curso que comenzamos, como es lógico lo dedicaremos a  las presentaciones.
  • Primero nos presentaremos como profesor o profesora, con el nombre solo no será suficiente, les tendríamos que contar de dónde somos, qué hemos estudiado, alguna anécdota simpática o significativa de lo que nos animó en nuestra elección profesional,  que aficiones tenemos, como nos gustaría que se dirigieran a nosotros y cómo personalmente nos gustaría que resultará el curso.
  • Después les tocará presentarse a ellos. Aunque hay muchas técnicas para hacerlo, una de las más interesantes es la presentación por parejas. Se entrega a cada uno una ficha (Nombre, lugar y día de nacimiento, aficiones, deporte, qué esperan del curso, que les gustaría ser el día de mañana, etc.) para que la completen, a continuación se distribuye la clase en parejas y les damos cinco minutos para que se cuenten uno a otro lo que han puesto en la ficha. Terminamos realizando una ronda de presentaciones en la que cada uno presenta al otro con el que ha compartido la información.
  • Ahora, es el momento de presentarles el curso o la materia, es el momento de aprovechar la motivación inicial y el clima creado en la presentación para predisponerles positivamente con respecto al curso o la asignatura. Para ello  podríamos abrir un debate sobre lo que piensan que van a estudiar o de qué trata nuestra asignatura, para facilitar el debate también podemos ponerles un vídeo, de pocos minutos, en el que aparezcan los avances, lo que ha aportado la materia a la humanidad, para qué sirve… también podemos contarles alguna anécdota nuestra o de los eruditos en la materia que les motive para hacer el esfuerzo de entenderla y estudiarla.
  • Podríamos terminar la clase presentándoles con rigor y como alcanzables (aunque con esfuerzo) los objetivos y los contenidos del programa, no es necesario ser muy exhaustivo, también les contaremos  la forma de evaluar del departamento para esta materia, en lo que nos vamos a fijar más y que es lo que pretendemos, hablaremos también de la forma en la que vamos a desarrollar las clases, de los trabajos que van a realizar y de las posibles actividades complementarias que vamos a realizar.  Antes de despedirnos finalizaremos la sesión pidiéndoles que echen un vistazo al libro de texto o a otros materiales indicados para que se vayan familiarizando con la materia.

 

La importancia de la inclusión en la respuesta educativa

Asistimos a la charla de Cecilia Simón, profesora del departamento de Psicología Educativa de la Universidad Autónoma de Madrid, en el marco de las jornadas de inclusión organizadas por la Consellería de Educación.

La educación inclusiva es un derecho humano fundamental, representa una perspectiva que debe servir para analizar como transformar los sistemas educativos com el fin de responder a la diversidad de los estudiantes. Se trata de eliminar las barreras de distinto tipo que limitan la presencia, el aprendizaje y la participación del alumnado en la vida de los centros.

La inclusión es pensar en todo el alumnado, pero el alumnado vulnerable a la exclusión será la población diana. Es una palanca para la innovación y la mejora, un proceso de cambio, a muchos niveles, que lleva tiempo.
Leer el resto de esta entrada »

13 septiembre, 2014 | Posted in: Tutoría |

El aprendizaje basado en el pensamiento crítico

IMG_0376.JPG

Asistimos a la ponencia de Robert Swartz, doctor en Filosofía por la universidad de Harvard, director del National Center for Teaching Thinking , USA.

Robert Swartz piensa que una enseñanza basada únicamente en la memorización es un completo fracaso. Nos propone ir transformando el aprendizaje, debemos buscar un cambio. Las aulas del siglo XXI deben basarse en:

- El pensamiento crítico.
- La comunicación.
- La colaboración y la cooperación.

En el siglo XX en las aulas había recepción pasiva de la información, hablan y escriben para el profesor y aprenden de forma individual y con rivalidad. Enfatizan el aprendizaje individual y la memorización de la información, que luego es requerida en los exámenes.

Hay que pasar de una clase centrada en el profesor, en la que el alumno es pasivo, a una clase centrada en los alumnos, donde ellos se mostrarán activos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
12 septiembre, 2014 | Posted in: Tutoría |